Partículas efervescentes

Sábado, julio 31, 2010 Permalink 0

Tan pronto te miro

comienzo a deshojarte.

Paso el tiempo entretenido

quitando escamas de hielo.





A medida que me ofreces

tu alma en carne viva,

alivio su incandescencia

sustentada de rabia e ira.





Aprendiendo a quitar excesos,

me encuentro con tu albor primitivo.

Aquel donde nació tu ilusión.

Aquel donde la sonrisa era sueño.





Ingrávidas partículas efervescentes.

Aullidos de futuro sin envoltorio.

Esencia pura de sueño púrpura,

con el que un día, todos nos elevamos.




Hacia tu alma

Martes, julio 27, 2010 Permalink 0

He descubierto tus párpados.

Como un niño inocente descubre

que el sabor dulce del caramelo

hace cosquillas en el paladar.





La mínima expresión de un trozo de piel.

Trazos de antiguos colores que te entonaban.

Minúsculos pliegues simétricos a modo de sonrisa.

Y una fina raya negra que todo lo subraya.





La humedad de un beso devoto.

El brillo loco de la última noche.

El palpitar de un sueño que duermevela.

El guardián del acero maleable de tu mirada.





Hoy he descubierto tus párpados

de peregrinación hacia tu alma.

Y ya, en los primeros pasos,

la ceremonia de tenerte me embriaga.






Culminación

Sábado, julio 24, 2010 Permalink 0

Observo mis manos

reposando sobre tu vientre.

Reafirmo su ausencia de intensidad

y celebro la audacia de su experiencia.





Cada día descubre un nuevo pliegue

que nos entrega con entusiasmo.

Una nueva pirueta capaz

de crepitar incandescente la piel.





Armonizo el tiempo con el deseo.

La culminación con el reposo.

La escalada efervescente de la respiración.

Y esta intensa mirada a tumba abierta.






Su grito de libertad.

Jueves, julio 22, 2010 Permalink 0

Prefiero el ritmo de las manos,
con el vaivén incontrolable de los pies.





Bailando punta con punta con tus zapatos
mientras mis labios buscan algo que hacer.




Compartiendo el azul.
Su intensidad.
Su variedad.
Su carta de naturaleza.





Su evocación del cielo
y del mar.




Su crepitar,
y su grito de libertad.






Una historia

de reyes y reinas.

Y tierras vírgenes

por explorar.

Seré tu cicerone

Sábado, julio 17, 2010 Permalink 0

Tu sonrisa es parca.

Intencionadamente diluida.

Hasta el punto perfeccionada,

que ha subsistido sin alma.





Tu cuerpo. Cuidado a cincel.

Afinadamente combinado

con el matiz trivial de la moda,

y una suave y educada textura.





Alí esta él. Majestuoso.

Con el nervio de la viuda negra.

Y el temblor asustadizo

del cruel retumbar del reloj.





Para quien quiera tu cuerpo, ahí está.

Para los que queremos descifrar

el verdadero color de tus labios

me postulo como primero y único.





Seré tu cicerone

en el transito que comprende

el decorativo marfil

y lo quebradizo del ébano.




Paredes desnudas

Jueves, julio 15, 2010 Permalink 0

Odio las mañanas en blanco.

Las paredes desnudas.

Las sábanas planchadas.

Las ventanas cerradas.





Las manos al volante.

La mirada perdida.

El mundo girando.

La mente estancada.







Necesito mirar atrás.

Decir adiós con la mano.

Sonreír andando de espalda.

Y frotarme la cara de pintalabios.





Odio la soledad.

La rutina.

La espera…

Tu ausencia.


Destellos incontrolables

Martes, julio 13, 2010 Permalink 0

Sobre el gris del momento, tus alas más que batir, despiertan mi piel.

Los reflejos en el espejo conjuran una diáspora de destellos incontrolables.

La tarde ha sacado sus pinceles más finos y ribetea la silueta de tu sonrisa.

Mientras el césped recién cortado embriaga cualquier ensayo de vida.





La vieja rueda de madera ya no gira alegre por los polvorientos caminos.

Hoy cobija un puñado de telarañas y un concurrido nido de abejas.

La tarde tiene su propio ritmo cansino mientras adormezco tus pesadillas.

Retazos redimidos de las puertas del reino de Hades mientras aun soñabas.





Caprichosa gama de colores que encandila absorta a los amantes inseparables.

Esos que se dan la mano disimuladamente sumidos en una inconsciencia premeditada.

Una vela se consume gota a gota sobre la tapa del libro que ensaya tus versos.

Un silencio litúrgico que no empaña ni la suave caricia del viento de Julio.





Mis labios quieren despertarte.

Pero mi mente, sabia y experta

prefiere aprovechar el instante

para aprender tus rasgos de memoria.






















Orgullo

Lunes, julio 12, 2010 Permalink 0

Para los malditos.

Los ausentes.

Los anónimos.

Los incomprendidos.





Hoy, por los veintitrés.

Todo español carga

con una estrella que marca

el orgullo de una raza.





Por encima del momento

De las penurias y angustia.

No hay mayor fe que el destino

ni fuerza que le supera.




En mil pedazos

Sábado, julio 10, 2010 Permalink 0

Hace un buen rato

que las notas del teclado

sangran con la cadencia

de mis dedos fatigados.









Tengo la necesidad

que una chispa de fuego

prenda la madera del piano

y tense su sonido hasta el cielo.









Consumir las notas

con destellos de silencio.

Por un instante callar

el ansia de tu recuerdo.









Llueve sobre mis sueños.

Se licua la mañana.

Y la noche estalla

cada día en mil pedazos.







¿Tan difícil es

que aquí sea allí?

¿O que nunca

no se parezca a jamás?