La esencia de la tierra

Martes, julio 24, 2012 Permalink 0

Imagen: Aromas de verano

Tengo recuerdos inexplorados, celosamente envueltos en un baúl con vida propia.
Ideas, sentimientos inconfesables y anhelos que por inconvenientes, nunca nacieron.
Pega tu oído. Te convido a acercarte. A rogar que mis labios hagan presa de tu encanto.

Llevas en tus labios la esencia de la tierra. La esperanza rodeada por tus brazos.
El aroma a café y besos, que me despierta cada mañana.
Cuando el tiempo siembra ilusiones al margen del olvido.


Sobre el muelle, la luz.
Sobre el camino, pétalos alineados.
Sobre la tarde, matices incandescentes.
Sobre la noche, estrellas acunadas.

Sobre el viento, cabellos ensortijados.
Sobre tu piel, farolas en forma de lunares.
Sobre tus ojos, pórticos de gloria.
Sobre tu regazo, deidad fecunda.

Bruñidas alas tratan de sobrevivir alcanzando tus labios.
La noche anuda el amanecer sobre un emerger de ceniza.
Y todo porque anhela el destilado que exhalan tus labios.

Soy el apocalipsis

Sábado, julio 21, 2012 Permalink 0




Imagen: John Galyon.











Soy el apocalipsis.





El último tañido.





El alma de Caronte.





El hambre insaciable.











La flor marchita.





El páramo angosto.





El asfixiante silencio.





La muerte.



(recordando viejos tiempos)



Despierta

Jueves, julio 19, 2012 Permalink 0

” title=”



Imagen: pre-vida.

Despierta.

Tu presencia es ópera en tres actos. Cien estrofas, una caricia y dos abrazos.
Gota a gota. Musa a musa. Caricia a caricia, te has coronado mi reina.
Ahora entiendo porque el aire nos rodea y germina el vital beso inexcusable.
Te incrustaste en mi existencia. En las rayas de mi mano, como bulbo reverdeciente.

Corazón frágil y miedoso, despierta. Se apaga el ocaso y exige tu presencia.
Tierno pincel de osado trazo. Realza sonrisas. Moldea lazos.
Aroma de bosque creado con el cabello de tu almohada y por tu caricia, matizada.
Corazón que lates tan fuerte, hoy tendrás la suerte de ser su adicción.

Despierta.
La vida te espera. La frágil lluvia voltea sembrando estelas.
Despierta.
Mi corazón te echa de menos y ya late forzado, de dos en dos.
Despierta.
Mi piel patina y espera tus manos con insólita pasión.
Despierta.
El día florece entre un mirlo rojo y una nube, en forma de flor.
Despierta.
Mi corazón te espera. He tirado las barreras y mi vida no quiere seguir desierta.

Despierta.



Un atisbo de locura

Domingo, julio 15, 2012 Permalink 0


Imagen: Tañidos de color.

¿Dónde estabas cuando latía el corazón y la noche cautivaba pestañas de sal?
¿Cuando las palabras eran futuro, el camino se pausaba y los besos entendían de alegría?
¿Dónde estabas cuando la traición arrebató mis sueños y no había consuelo al frio de la sangre?
Ahora mi corazón tirita, mis pestañas se funden en lágrimas huecas que no logro contener.


Me siento anudado a ti. A tus pestañas. A los rizos de tu pelo. A la búsqueda del l final de tu piel
A tus miedos. A tus cambios de humor. A tus pequeños enfados. A tus dotes de seducción.
Al café de la mañana. A tus sorpresas por la espalda. A las noches eternas de color carmesí.
Cada caricia es un chispazo de conmovedora energía que me embelesa en tu cintura.



Bajar a los infiernos es un paseo de la mente si lo hacemos despacio y en la cama entrelazados.
Cuando el rojo no es solo pasión sino entrega, el tiempo corre, y el aire quema.
Me gusta el riesgo que rezuma tu piel. Excitantes colores disueltos en sal.
Inmóvil dulce y oscura emerges del fondo de un atisbo de locura.



Nunca me canso de admirarte

Martes, julio 10, 2012 Permalink 0



Imagen: Fetiches de color.











Vivir en tu mirada es recorrer en un pestañeo.
Un horizonte dorado, frontera de nueva vida.

Diminutas sensaciones recorren mis venas.
Cálida arena envolviendo emociones.


Tu prolongada ausencia hace que este frío sea
el riguroso invierno de un alma hechizada.






Me estremece soñarte.





Quisiera arrancar el color de tus labios y alimentarme de él.
Aspirar el maquillaje de tu cara y bailar por las calles.







Quisiera colorear tu sonrisa y arrancar las escamas de sal
que la vida tatuó, llorando sobre tu almohada.






Una frágil gota puede alcanzar el centro del mundo si de tus ojos emana.
Un puñado de finas plumas resucita mi cuerpo en tu mundo irreal.

Una lágrima vertida no será suficiente
ni haría que me lamente de darte toda mi vida.






Nunca me canso de admirarte.

He sentido la aurora boreal devorando la noche a golpe de color.
He sentido la línea del cielo desvanecerse a merced de las estrellas

He sentido una flor cambiar de color cuando pasas a su lado.
He sentido las gárgolas de Notredam llorando flores sobre tu sonrisa.

He visto y sentido como una sola mirada acuna mis deseos.
Por eso nunca me canso de admirarte






sin aire

Domingo, julio 8, 2012 Permalink 0


Imagen: A. Hunt.

Sin aire, el resuello se entrecorta, cuando estas presente.
Instantes donde estremeces el magnetismo de respirarte.
Una pincelada enmarca tu cara resplandeciente de agua clara.

Entrecortando tu realidad, alimento el viento de mis sueños.
Me declaro, idólatra de tu belleza. Tramoyista de tu gracia.
Y algunas noches a tu lado, moldeador de sonrisas.

Aun tengo el sabor de tus labios goteando rojas fresas por mi garganta.

Un traje de seda flota sobre tu cuerpo perlado de pasión con aroma de canela.

Ya dormida, tu espalda se arquea, exhalas un suspiro seguido de un escalofrío.



Te contaré…

Que me gusta besarte la espalda.

Que el cielo revive cada tarde.

Que las estrellas juegan al escondite.

Que el mar siempre te acaricia.

Que sonrío cuando tú sonríes.

Que mi voz es grave y pausada.

Que los escalofríos anidan en las pliegues de tu piel.

Que tu piel me sabe a limón.

Que mis dedos se mueren de cosquillas al tocarte.

Que mis labios te atraen como un imán.

Que mi piel tiene el calor de las mil y una noche.

Que los secretos se deshacen en tu oído.

Que las margaritas desprenden su aroma cuando te acercas.

Que los columpios quieren transportarte hasta el cielo.

Y todo eso, espero, sin tener que hablar.



Haces bello el azul

Jueves, julio 5, 2012 Permalink 0


Imagen Evgene Freeone

Guerra incruenta.
Dulce rendición.
Fusión de silencio.
Escarcha de amor.



Fragancia avivada.
Volcada en tus rodillas.
El amanecer resucita.
Una semilla marchita.


El viento en mi ausencia
te arrulla en sosiego.
Acaricia tu aliento.
Confieso mis celos.

¿Y por qué me gustas?

Porque el mar diseña sus olas sobre tu piel.
Porque la noche languidece sin tu rutilante estrella.
Porque tu mirada se ancla en mis entrañas y las revuelve.
Porque tu cuerpo trata al mío de tú.
Porque tus manos yacen mas que se apoyan.
Porque nada escapa a tu presencia en la habitación.
Porque el mar se hace río cuando suspiras en mi lecho.
Porque lloro y secas mis mejillas con tus labios.
Porque ronroneas en la almohada y amanece de un tirón.
Porque río y tu mirada escudriña mi rostro con ardor.
Porque las máscaras solo existen en la decoración.
Porque una flor tiembla por tu belleza al acercarte.
Porque haces bello el azul.



Dos más dos

Miércoles, julio 4, 2012 Permalink 0



Imagen: B.K. Lee











Cuando dos más dos,
eran siempre cinco.
Y las noches en la cama,
eran más largas y cálidas,


Cuando el chocolate con leche
era el desayuno del domingo.
las galletas absorbían la mitad,
y el resto se escurría por el pecho.


Esos son los momentos
que anhelo en las noches frías.
En las solitarias mañanas de domingo
donde el silencio invade hasta el espacio.







Cuando uno más uno son tres.





Cuando todo era más fácil.





Cuando la vida era grácil.





Y no existían clichés.