Barro y olvido

Martes, abril 29, 2014 Permalink 0

Renacer es un esfuerzo sobre silencios clavados en el fondo de la garganta.

Mi cara desguarnecida frente a un extraño camino de retorno sin rencor alguno.

Voy amando lo que descubro, sin convocar palabras huecas o viejas alegrías.



Fui residuo de tu aliento tras una copa de vino en un recuerdo licuado.

Aprendí que tus palabras tañían irrepetibles verbos abiertos al silencio.

Cruje la piel mientras acelero el paso. Me despojo del barro y olvido.



Hoy bailo sobre aquel infierno y te escribo con una caricia constante.

No tengo medida en la locura, ni límite en la intensidad que coloreo.

Reposo entre sábanas mientras le doy sentido a un recuerdo inmaterial.



Seguiría cambiando mi vida por la tuya tras mi éxodo de cama en cama.

Aquellas tardes salpicadas de sonrisa y caricias crucificadas sobre la piel.

Mi universo cosido al dorso de la esperanza de tu tabla de salvación.












Cuando te busco

Domingo, abril 20, 2014 Permalink 0

Demasiado pronto, convertimos nuestra vida en un museo.

Atesoramos recuerdos y vanidades hasta que nos desborda.

Hemos llegado a un nivel de hedonismo de autosatisfacción

que no aprendemos a valorar ni a disfrutar los momentos.



Si algo pasa por nuestro lado lo queremos. Cueste lo que cueste.

Aprendimos a loar a los cuatro vientos, sin vergüenza alguna.

Cuando tocan los buenos tiempos, nos henchimos de euforia.

Cuando fracasamos sacamos en procesión la fusta y la lágrima.



Lo importante es que contemos historias para que nos vean.

Necesitamos estar permanentemente en el candelero social.

Naufragamos y, a cambio, enseñamos tatuajes y laceraciones

hasta que los héroes de las Termópilas parecen un burdo comic.



Así, hoy preferimos dar lástima o compasión

que acompañar en el áspero camino de la vida

a quien tropieza a la caza de un sueño efímero.

Preferimos un amor deseado a otro vivido.



Al fin y al cabo

Cuando te busco,

no trato de amarte.

Simplemente te amo.





Cansado de sujetar la esperanza

Miércoles, abril 16, 2014 Permalink 0

Mengua la vida con este último beso de la motivación.

La bendición “post-mortem” de esta extraña filosofía

que me empuja a no dejar de moverme y huir despavorido

de movimientos concéntricos que no llevan a ninguna parte.



Me has dejado volar y me has matado.

Aprendí a sobrevivir de refugio en refugio

y hoy baten mis alas cansadas bajo el manto

que la noche regala a todos los perdedores.



La eterna lucha entre lo seguro y lo perfecto

lo ha ganado, esta fría noche, la mediocridad.

No sé si volar bajo las nubes que amenazan lluvia,

o planear a merced del viento y dejarle hacer.



A medida que atesoro

se pierde el valor auténtico

entre los dedos cansados

de sujetar la esperanza.



florecer allí donde amas

Domingo, abril 13, 2014 Permalink 0

Hay pesadillas que son lo primero que piensas al levantarte.

Hasta que un día son lo segundo, y entonces amiga mía,

volverás a disfrutar de tu mañanas como aquel primer día.

Al fin y al cabo siempre debes florecer allí donde amas.





Realidad consentida

Viernes, abril 11, 2014 Permalink 0

Huyo del mal cobijado en la cordura de tus brazos,

mientras me atrevo a querer grabándote a fuego.

Un tesoro de leyenda tallado en un beso sin tregua.

Vivir como contrapunto a la tenue exuberancia

de una vitalidad impropia, sin normas y bohemia.

Te espero, cada día como lluvia en mi ventana.

Un acorde musitado en esta realidad consentida.



Matices

Lunes, abril 7, 2014 Permalink 0


Aquí trabajo.

En la exquisita frontera entre esperanza y conciencia.

Esculpimos una leyenda desfigurada desde su inicio.

Matices que se perciben pero nunca se muestran.

Un viaje sin manos vacías.

Un catálogo universal de idas y venidas emocionales.

De realidades difusas y encomiendas cesadas.

Al final de estos dias soy secuela y secuencia

de unas vertebras arqueadas de tanto buscarte.






Tan solo puedo admirarte

Jueves, abril 3, 2014 Permalink 0

Infértil,

como arena de playa,

solo me queda

admirarte.





Aunque sabes,

cabalmente,

que lo que deseo

es infundirte vida.




infundirnos vida.