Las cosas que nos duelen

Viernes, julio 31, 2015 Permalink 0

 

Susurremos las cosas que nos duelen.

la tormenta perfecta de la creación.

Bienvenida la noche donde vagan las almas,

donde somos extraños para nosotros mismos.

 

Entregamos amor de forma compulsiva,

y recibimos un miedo enfermizo

a perderlo ante cualquier destello.

 

Hordas de entusiasmo controlan mi mente.

El desamor me ha golpeado sin piedad,

desmontando la teoría de que las heridas

sanan cuando llegan a cicatriz.

 

Necesito desesperadamente mi infancia

y encontrar consuelo entre tanta crueldad

para conciliar un puñado de sueños y vida.

 

 

Rezando por no morir

Jueves, julio 30, 2015 Permalink 0

 

Ser quien quieres ser,

y no quien eres.

 

La persuasión.

La seducción.

La belleza.

El pecado.

La vanidad.

 

A solas ante Dios,

postrado sobre tu piel.

 

Rogando para vivir.

Rezando por no morir.

 

El reverso de Dios

Lunes, julio 27, 2015 Permalink 0

 

Toda tu maldad

no deja de ser

el reverso de Dios.

Y como tal,

serás amada sin reservas.

 

Mis labios guardan

el tibio sabor de tu sangre.

 

La verdad pura y diáfana

que tu oscuridad oculta.

 

Una flor con la raíz marchita

y su cáliz en perfecta floración.

 

La fugacidad de la vida

sin un ápice de futuro.

Sin el canto de un ruiseñor.

¡Cuánto sufrimiento,

bajo tanta belleza!

 

El hálito de esta vida

Viernes, julio 24, 2015 Permalink 0

 

Tan solo desaparecerá el dolor,

cuando me arranques el corazón.

 

Cargo con tantos pecados,

que agonizaría si los afrontase.

 

La hermosura es un suspiro,

exhalado por la muerte.

 

Un sorbo de láudano que adormece.

 

Una ofrenda de pan ácimo y espuma de sal,

me convertirán en un nuevo dios.

 

Tu Dios.

 

El hálito de esta vida,

que no desea abandonar tu cuerpo.

 

 

Un mundo de consecuencias

Lunes, julio 20, 2015 Permalink 0

 

Un mundo de consecuencias.

Atrapados en el miedo a la ausencia.

Contando los años vividos

y los minutos por vivir.

 

Con mas miedo a la incertidumbre

que a los esqueletos del armario.

 

Un pasado fugaz por la intensidad,

que me impidió disfrutarlo.

 

Un futuro, ciertamente corto,

para las ilusiones que quedan por forjar.

 

Un dilema, entre la intensidad

de los estambres del azafrán,

y la hermosa corola de las rosas que,

desordenadamente, perlan el jardín.

 

La vulnerabilidad agazapada

bajo la piel de un león.

 

Forjemos largo el futuro,

para que vivas siempre en él.

 

 

 

Una vida aprendiéndote.

Martes, julio 14, 2015 Permalink 0

 

Llevo toda una vida aprendiéndote, para lograr entenderte.

Al cabo de unos años, no vivimos despedidas, sino reencuentros.

Cansado de regresos basados en ilusiones nunca fraguadas,

trazamos un alambre donde los malabarismos son celebrados.

Te siento como si nunca te hubiera vivido.

Sin embargo, necesito comulgarte en pecado.

Expiar la intensidad de estar hecho de trozos de ti.

Esperanzas rescatadas desde la profundidad del cielo.

 

El Apocalipsis de las ilusiones

Martes, julio 7, 2015 Permalink 1

 

No cambiamos.

Vamos evolucionando

mientras culminamos

el Apocalipsis de las ilusiones.

 

Todo parece pausado.

Una arquitectura

de papel maché.

 

Moldeable.

Frágil.

Efímera.

 

Al final de los tiempos,

no llevaremos nada.

Ni tan siquiera

a ti mismo.

 

Silencios llenos de agua.

Huellas que arden

sobre el raído asfalto.

 

Sombras que no despiertan.

Oraciones de ida y vuelta.

Caricias volubles,

envueltas en sueño.