Esta vida es una comedia

Martes, diciembre 29, 2015 Permalink 0

 

A través del proceloso encanto de tu piel,

deletrea conmigo una canción de amor.

Musitemos viajes a mares lejanos.

Intrépidas explicaciones de sabores inventados.

Esquivemos la erosión del afecto,

y su fuerza centrífuga hacia la soledad.

Transitemos, despacio, desde el silencio

hacia la mas excéntrica ilusión.

Soslayemos el futuro cruel de Henry James.

Postergamos sentimientos y urjamos al tiempo,

y al desconcertante tiempo compartido.

Al fin y al cabo, esta vida es una comedia,

donde evadirnos mientras pasamos por allí.

 

Migajas de lo que pudo ser

Lunes, diciembre 28, 2015 Permalink 0

 

Mis versos desnudan los miedos dispersos por el alma.

Inquietudes que viajan en la cresta de la ola batiente.

Inviernos de sangre helada y rosas inclementes al deseo.

Elegantes fragancias que recuerdan y me hacen sangrar.

Una piel apática que perdió su secreto, tersura y lucidez.

Guardo besos oscuros que me consuelan en soledad.

Ruidos hirientes de un corazón al que le cuesta latir.

Añoro la transparencia del azul rodeado de buenos días.

Trazos que se diluyen en el aire cálido que ahueca el llanto.

La esperanza se culmina en el secreto de tu silencio.

Palabras menudas que carecen de eco perceptible.

Manos exentos de cabellos y labios que repasar en la noche.

Susurros que buscan huellas agazapados bajo la niebla.

Escudos inmóviles a la búsqueda de la victoria imposible.

La pluma construye historias imaginarias exentas de hogar.

Migajas de lo que pudo ser y, desgraciadamente, ya no es.

 

Una mirada al invierno

Martes, diciembre 22, 2015 Permalink 0

 

Una mirada al invierno es un desajuste emocional envuelto en seda.

Un compendio de buenas y malas sorpresas de lo que fue cotidiano.

Risas secas y contagiosas que comprenden el abismo de la locura.

Trazos discontinuos  desde lo perplejo a lo adivinatorio de las relaciones.

La plenitud de una realidad azarosa intercalada de alma e intensidad.

El canto rodado en que la vida convierte a las aristas de cada día.

Aullidos reescritos con la templanza de la cicatriz blandida en el costado.

La salvaje transgresión del canto  libre hacia el silencio penetrante.

Un camuflaje dinamitado ante el arriesgado espejo de la incomprensión.

El absurdo sinsentido que convierte la entrañable vivencia  en extraña.

 

Inmortales silencios

Viernes, diciembre 18, 2015 Permalink 0

Pasaste por mi vida como  obra incompleta.

Volutas de humo que aspiro y arremolino.

Surcos en mi mente y estrías en el corazón.

Un manojo de rosas secas en el bolsillo.

Chispeaste salmuera sobre mis sentimientos.

Perdí la poca virginidad que me quedaba.

Una oquedad de alegría estremecida.

La  adoración del falso ídolo amamantado.

Ojos sumergidos en vidrio azulado.

Versos inspirados en la oscuridad de mis venas.

Un aliento que se desvanece entre recuerdos.

Rocío que se evapora al contacto con la piel.

Voluntades minuciosamente soslayadas.

Alma reprimida de la libertad de la resurrección.

Defectos ladeados bajo el pretendido dobladillo.

Alfileres que conjuran el péndulo del perdón.

Sombreros abandonados en el camino.

Botones acristalados en el frio de la distancia.

Un impalpable signo de la cruz que expía culpas.

Miradas de amor enroscadas al corazón.

Gestos sordos repicando al futuro.

Silencios. Inmortales  silencios.

 

Algo que es cierto, lo es desde su principio.

Jueves, diciembre 17, 2015 Permalink 1

 

Algo que es cierto, lo es desde su principio.

 

Hoy ha fallecido mi profesor escolar de matemáticas.

Y, como se daba en aquellos tiempos, también de deporte.

Un ser extraordinario que forjó la mente y el cuerpo que soy.

Recuerdo salir a la pizarra a desarrollar un problema,

y tras largos minutos escribiendo y borrando,

presentaba la resolución con un sonoro rechazo del resultado.

 

Borraba todo lo hecho y lo repetía, dos o tres veces.

Siempre con el mismo resultado insatisfactorio.

Desanimado. Preocupado por el cero de la nota, desistía.

Le preguntaba al profesor, ¿cuál es la solución?

La respuesta casi siempre era la misma:

La primera de todas. ¿Porqué la borraste?

Es que Vd. Me dijo que estaba mal.

¿Y quien soy yo para decir mentiras si tu tienes la razón?

 

Si dudas pierdes. Tu tiempo. Mi tiempo. Y el de tus compañeros.

Tienes un cero y la próxima vez aprende a defender lo que haces,

antes de rendirte.

 

En el campo de los deportes no era distinto:

 

Horas y horas jugando a futbol, baloncesto, voleyball,

balonmano, carreras, relevos, ajedrez.

Y tobo bajo la motivación de sumar o restar un punto

en su otra clase de matemáticas según el resultado.

 

Aquello eran batallas campales. Había que competir.

Para ello seleccionábamos a los mejores.

A veces con mayor, a veces con menor fortuna.

Pero siempre queríamos ese punto necesario

para aprobar o mejorar las notas.

Mejor que las chuches o los reconocimientos.

Lo habíamos concedido peleando en todo y entre todos.

 

Tal vez no tenía nada de pedagógico.

Ni era la ortodoxia educativa mas pura.

Pero era su método y funcionaba.

 

Y así fue. Y así soy.

Su obra y mi vida.

Gracias Don Clemente.

Gracias infinitas.

Aprendices de todo

Lunes, diciembre 14, 2015 Permalink 0

 

Somos innatos buscadores de felicidad.

Aves taciturnas sin nido donde volver.

Cronistas de realidades propias y ajenas.

Payasos con fachada de color,

y alma de cristal.

Decisores en hora mala, de nuestras vidas.

Aprendices de todo,

fracasados en la nada.

Maestros en buscar destellos en la oscuridad,

y  en darles una vida intensa hasta explosionar.

 

Alma y cuerpo

Miércoles, diciembre 9, 2015 Permalink 0

 

Soy anfitrión de una vida que no me gusta vivir,

y en la que no me siento cómodo.

Cada día abro una ventana al invierno

y percibo notas pensadas o escritas en silencio.

Hasta los bosques y las ciudades se mueven

imperceptiblemente hacia su ocaso.

Una larguísima espera que descompone

en fragmentos cuerpo y alma.

Alma y cuerpo.

Ilustro composiciones con una música encorsetada

por experiencia propia  y desconfianza.

La elocuencia se mide en rimas,

mas o menos asonantes,

desperdigadas por la piel.

La audacia de los prejuicios  afloran

ante la falta de una respuesta adecuada.

Una dosis de realidad confusa.

Sentimientos perdidos ante ceremonias tardías.

Al fin y al cabo,

la magia se nos presenta como una novela negra

con sabor a alcohol.

La belleza de la gente corriente

necesita de un talento que yo no tengo.

Ni percibo.

Tengo un deseo que ofrecer que es humano,

pero también que necesita de ilusión.

 

La rapsodia de tus curvas

Miércoles, diciembre 2, 2015 Permalink 0

 

Mi poesía es la prosa de tu presencia.

Las alas que me prestas y me quitas.

La vida intensa a través de momentos.

Como te enroscas entre mis brazos

Cuando eres tú y tus volteretas.

Cuando me sonríes y esperas.

Mi lengua siamesa.

La amputación de la tristeza.

Mi alma y mi cuerpo.

La fe en tu gloria.

La rapsodia de tus curvas.

Tu miedo a dar un paso.

O cuando te lanzas sin red.

Como robas mi vejez.

Y me regalas una nueva vida.

La magia que ocupas,

y a veces me prestas.

Mis aullidos a la noche.

Tu amor como sentencia.

La ausencia de culpas.

Tu niñez adoptada de tul.

Loco por volver a vivir.

Inventar  palabras tiernas.

Besar sin resistencia.

Le geometría de tu cuerpo.

La existencia en tercera persona.

Una burbuja de armonía.

Días de caricias y pasión.