Marzo, quizás abril.

Lunes, octubre 31, 2016 Permalink 0

 

 

El tiempo viene disperso.

Tal vez la vida lo sea.

Y seguro que el amor,

sí lo es.

 

Va desde un panorama,

convulso por sí mismo,

hasta la autocomplacencia.

 

Hasta una realidad

idealizada del perdón.

Cuando no del miedo

a perder acompañamiento.

 

El amor no es para débiles

ni para dependientes

en extremo.

 

Es una idea libre,

que vuela al azar

y tan solo te bendice

de modo temporal.

 

Caprichoso y generoso.

El amor es la tentación

que nos envía la realidad

cuando los sueños se estancan.

 

Una especie de salvavidas

perlado de canto de sirenas.

 

La penúltima locura.

Una conjura de diablillos

antes de perder la cordura.

 

Un jinete bajo la lluvia

que corre por inercia.

 

Una verdad que nunca se sabe.

Un rito de iniciación.

Un animal solitario.

La ruina de la coherencia.

 

Un ejército animal.

La definición de la gloria.

Marzo. Quizás abril.

Peces a la fuga.

Hambre en vano.

Caricias ciegas.

Fragmentos de nunca.

Neruda y Kandinsky.

 

 

Sin este menester,

amar no es más que

un estado biológico

que no me interesa.

Me siento cansado.

Lunes, octubre 17, 2016 Permalink 0

 

Me siento cansado.

 

 

 

Últimamente me siento cansado.

Se acerca un tiempo indefinido.

Una inercia gris, que no controlo.

Añoro la llegada de un día feliz.

Una inmensa guerra conmigo mismo.

Una redimensión de la vida cotidiana.

Reivindicarme nuevamente como único.

El diseño de un nuevo esplendor.

Vivir en clave de verso libre y soñar.

Tal vez, los viejos sueños acabaron.

Necesito fuerzas para reinventarme.

Una jugarreta de la edad y los sentidos.

Tengo nostalgia del futuro que diseñé.

Ese que hoy es esquivo y etéreo.

Volar al borde de la ilusión del camino.

Volver a recordar los olvidos sembrados.

Ordenar y desordenar mis pensamientos.

Viajar de punta a punta de las ruinas del día.

Usar el ingenio con la facilidad de siempre.

Dejar de sembrar tormentas y caminar.

Actuar y pensar en vez de pensar y actuar.

Superar el desarraigo de las frustraciones.

Volver a buscar la épica de las viñetas.

Buscar el calor prestado bajo la manta.

Correr tras las palabras perdidas.

Volver a sonreír de forma cotidiana.

Apagar los errores y encender la ilusión.

Besar los pasos que nunca di.

La esperanza fiel que camina tras de ti.

 

Renuncio a tu vera.

Viernes, octubre 14, 2016 Permalink 0

 

 

Me duele el corazón

aunque no esté desbocado.

No quiere latir

más allá de un sustento.

 

Le conozco.

Vive agazapado.

Soñado, tal vez,

con el desquite.

 

Le escucho musitar:

 

“Este mundo es pequeño

para morar ambos en él.

Salvo que te entierren

y yo cave la tumba.”

 

Habrá que apaciguarlo.

Sobrevivir a la herida.

Lamerse las entrañas,

y dejar que cicatrice.

 

Me enseñaste la cara

y escondiste el corazón.

Como un verso,

mal pronunciado.

 

Ese,

que no queremos recordar.

 

Renuncio a tu vera.

Sepulto nuestro pasado

bajo una amarga ceniza.

Ni siquiera el desamor

compensa el puñal

que, vilmente clavaste.

 

Necesito olvidar tu existencia,

y seguir viviendo.

La felicidad es un precio

demasiado alto

para tu desprecio.

 

 

Una tupida niebla

silencia el pasado

que no deseo recordar,

ni siquiera para olvidarlo.

 

Al fin y al cabo,

la única locura

que deseo vivir,

necesita

de unos brazos

sinceros.

Pequeña criatura

Lunes, octubre 10, 2016 Permalink 0

 

Las palabras se las lleva el viento, pero la herida, siempre, la deja abierta.

Seguramente anidará sobre las cumbres junto a los actos olvidados.

Esos que realizaste arrancándote trozos de vida llorando en carne viva.

Esos que son todo para ti y para otros un gesto simple y obligatorio.

Hace más daño la insensibilidad que la ignorancia.

Pasan los años y cometemos los mismos errores que a los diez años.

Solo que esta vez miras directamente a los ojos y el brillo de la infancia,

se ha convertido en un reflejo en el fondo de un pozo de resentimiento.

 

No me rindo.

 

Transito.

 

Trato de olvidar.

Miro a lo lejos.

Y pienso,

que lo que acontece,

hoy es verdad

y mañana,

lamentablemente,

Mentira.

 

Pequeña criatura:

 

¡Vuela!

 

Pero no olvides

que el primer viaje

lo diste apoyando

con fuerza tus pies,

sobre el nido

que te dio la vida.

 

Algún día.

Miércoles, octubre 5, 2016 Permalink 0

 

 

 

No robes mi vida. Deja que pueda seguir jugando con ella.

Deja retazos. podré recomponerla combinándola nuevamente.

Bebe mi sangre. No sabrás donde terminas y donde comienzo.

Concreta tu tiempo. El mío comienza al final del tuyo.

No seas miserable. Piensa que alguien valorará lo que dejas.

Háblame como a un niño. Mi infancia fue dura, pero me ilustró.

Declárame tu amor. Lo que no existe hoy, un día si lo fue.

Déjame bajo una tumba. Así podrán recordarme a diario.

Se persona. Algún día, no muy lejano, fuiste importante para mí.

Respeta tus recuerdos. No fuimos una novela, fuimos historia.

Apaga bien lo que dejas. La incandescencia hace daño.

No te conviertas en un mito. Sigo queriendo amarte a diario.