anábasis

Sábado, junio 28, 2014 Permalink 0

mi vida

se ha convertido
en un anábasis
contínuo
desde la piel
hasta tu corazón