Casi muerto. Apenas vivo.

Miércoles, enero 18, 2017 Permalink 1

 

 

 

Percibo un desconcertante silencio

después de la intensa batalla.

Conmoción de ceniza en la boca.

El puño incrustado en la espada.

La respiración afligida.

El pulso desbocado.

La mente ausente.

Los pies hundidos en el fango.

Los oídos rezuman adrenalina.

Apestas a sal y a hierba mancillada.

Tu vida fluctúa entre jadeos.

Prescindes del casco.

Dejas caer el escudo.

Tu mirada se empaña.

La garganta regurgita.

El aliento contenido.

Renaces gritando

sobre las ascuas

de una victoria

caótica.

Demasiados daños

para disfrutarla.

Respiras.

Casi muerto.

Apenas vivo.

Nuevamente triunfante

ante los retos de ésta,

y la próxima vida.

 

Enero 2017.

Para Olga. Ocho años. Largos años.