Diálogo contínuo

Domingo, enero 6, 2013 Permalink 0

Imagen: luz de espinas.



La piel humea simientes de noche.

Palabras ahogadas que fueron insuficientes.

Aromas conocidos e insomnios acaecidos.

La luz sostendrá la dulzura del día.



Toco tu rostro a menudo por si no puedo recordarlo.

Recito oraciones apócrifas a tu vientre convexo.

Conjuro soflamas predilectas entre néctar de escarcha.

Presiento fuego y rujo por el exuberante territorio.



Mis manos y tus manos sostienen, unidas, un diálogo antiguo.

Trata de promesas. Universos. Auroras boreales o equinoccios.

Y los pies, ávidos de persuasión dejan de perseguir huellas

Para parir caminos cóncavos de futuro y sabores ciegos.