La frontera entre el crepúsculo y la nostalgia.

Lunes, julio 4, 2016 Permalink 1

 

Paso a paso matamos la ilusión que impregna nuestros sueños.

Nuestro atrevimiento es minúsculo frente a la reinvención.

Mi patria es mi familia y su dedicación la energía que me mueve.

Te invito a mirar dentro de ti y rescates los rescoldos del naufragio.

Partir una y otra vez desde el centro del corazón hacia el camino.

Desposeernos de profecías y ser capaces de rediseñar la vida.

Podemos reescribir un mundo mejor a poco que afilemos el lápiz.

Perdamos la sensación de vértigo a que nos desafía un folio blanco.

Si no somos parte de la élite debemos seguir aspirando a remodelarla.

Todo lo que pasó es historia y como tal, vive, pero no palpita en paz.

La frontera entre el crepúsculo  y la nostalgia  no es más que humo.

Abdiquemos ante la muerte pero no ante cualquier controversia falaz.

Confesemos nuestros miedos para que la vida siga discurriendo.

Si soy capaz de amarte y no lo comparto, nunca me tocará la felicidad.

Y eso, amiga mía, imposibilitaría que tu vida sea la extensión de la mía.