Risas fáciles

Domingo, enero 31, 2010 Permalink 0

Hace cien años – al menos-

que no bailo en la calle.

Y no recuerdo cuando perdí

ese derecho de mi capricho.



Recuerdo

risas fáciles.

Abrazos.

Choque de palmas.



Comentarios atrevidos.

Miradas cuasi lascivas

al paso de unos pechos

ignorando la gravedad.



Choque de vasos.

Letras inventadas.

Con el único fin

de inventar ilusiones.



Ahora me siento y observo.

Recuerdo y sonrío.

Y no es suficiente vivir

anudado sin sentido.



¡Que importante son las chispas

en la mirada furtiva

que invade tu espacio

sin pedir permiso!