Sobre el ascua de tu sueño

Martes, abril 20, 2010 Permalink 0

Te observo vulnerable.

Esa costumbre fugaz

con que parpadeas sumisa

después de un cálido abrazo.



El rastro infalible de tu voz.

Cuando te has marchado,

y un perfume seductor

intensifica mis sentidos.



Me encanta pecar

sobre el ascua de tu sueño.

Postrarme rendido

en el vientre que me ampara.



No existe casualidad

en las caricias compartidas.

Ni en la cadena invisible

que me retiene en tu cama.