Su ternura en el tejado

Domingo, abril 25, 2010 Permalink 0

Cogidas de la mano,

tristeza y alegría

vienen a hospedarse

en casa de la locura.



Se arriman las añoranzas

al brocado de la almohada.

Amanecen columpiando

su ternura en el tejado.



A intervalos la presencia

hace ociosa la impaciencia.

Emana de mis sabanas la fragancia

de una noche blanca inusitada.