Su último instante.

Jueves, diciembre 1, 2016 Permalink 1

 

Su último instante.

 

 

 

Presencio un lienzo

con el fondo difuminado,

donde el color verde

simula una bruma espesa.

 

Desde una lejana colina,

fluye un camino de tierra

que transporta mi mirada

hacia un longevo mendigo.

 

Arrodillado sobre una estera,

raída por el tiempo y el uso,

su cuerpo dormido hacia delante.

Por subsistencia y por rendición

 

Un cuenco sobre el suelo,

vacío como su esperanza,

implora calmar su aliento

con algo de humanidad.

 

Mientras tanto, una hoja

tocada de ocre otoño,

zigzaguea hasta caer

en la oquedad del cuenco.

 

El anciano alza la vista,

y sonríe amablemente.

dando gracias por el instante.

Su último instante.

 

 

Esta es una interpretación

inferida por el Haiku

creado por Taneda Santonka,

que versa así:

“Mi cuenco de mendigar

acepta hojas caídas.”

 

 

Diciembre 2016.