Una banda sonora indescifrable

Domingo, octubre 6, 2013 Permalink 0


Llueve.

Suena una banda sonora indescifrable

El otoño viene a morar sus tres meses y un día.

Las piedras del jardín se resisten a evaporar

los rayos atesorados en verano.

Una hoja rosa de buganvilla se suicida

enamorada del salpicado en los charcos.

Las vasijas abren aun más sus bocas

en busca de un remanso de agua.

El silencio ha emigrado.

Las tejas ejecutan su cacofonía otoñal.

El olivo gotea con la parsimonia de su aceite.

Las macetas se inundan y todo el jardín

toma un color intenso y brillante

mientras la luz de la tarde agoniza.

Me doy cuenta que me agrada

el hecho de sincronizar mis años

con esta tarde en el jardín.