viento azul recorriendo mi espalda

Domingo, abril 24, 2011 Permalink 0

Tu presencia la siento infinita y al mismo tiempo gota de rocío.





La inmensidad del fulgor de las estrellas enarbola tu cabello ensortijado.





Corta existencia entrelazada en un destino caprichosamente infinito.





Estelas de viento azul recorriendo mi espalda acerada por el tiempo.











Salvajes deseos ocultos en la yema de los dedos.





Espuma de mar vertida sobre distante piel dorada.





Hiedras ceñidas al viento coronadas de vértigo.





Campanarios desiertos de la migración de cigüeñas.











De cuando el reloj





tenía vida propia.





Y mis desvelos





dueña.