Vive corriendo

Jueves, julio 18, 2013 Permalink 0



Erramos a tientas a través de la piel.

Pórticos adormecidos.

Juventud añorada.

Enmarcamos orgías nunca vividas.

Llegaremos desnudos.

Y casi impolutos.

Ven de frente.

Atrévete a besarme.

Espera que reaccione.

Y no te escondas,

más allá de las sábanas,

ni más lejos de la almohada.

Silencia lo saboreado.

Y vive corriendo.

Amarra tus montañas junto a un nido.

Y sigue las nubes con la mirada.

Degusta la poderosa fruta del deseo.

Y acepta todo lo que esté a tu alcance.

Un día, no muy lejano,

tu rostro irá desapareciendo

hasta que un día, sin darte cuenta,

las memorias guardarán tu silencio.