si te alejas un instante

Miércoles, abril 28, 2010 Permalink 0

Me desconciertas.

Te percibo mía.

y sin embargo

no te siento.



Buscando

una solución

me encontré

con la perfección.



Ahora no consigo

que mi corazón

deje de desbocarse

si te alejas un instante.



Te abrazo

y no disfruto

por temor

a perderte.



Así y todo,

prefiero la incertidumbre

que renunciar a esta ilusión

que mis venas acoge.






Pasa la tarde despacio

Martes, abril 27, 2010 Permalink 0

Pasa la tarde despacio.

Tímidamente, te sientas en mis rodillas

Rodeas tus largos brazos por mi cuello.

Y reposas tu cabeza sobre mi hombro.



Beso tu frente, relajada y risueña.

Mis manos. Una se apoya en tu cintura.

La otra, celosa, juguetea con tus rizos

mientras te enroscas a mi regazo.



Recorro tu cuerpo con la mirada libre.

Tu ropa interior sobresale lo justo.

Tu piel, erizada y cálida. Casi irreverente.

Tu respiración continua pero pausada.



¡Lo que sería capaz de dar

por inmortalizar ese instante

no se encuentra en el universo

ni de ser humano al alcance!

Su ternura en el tejado

Domingo, abril 25, 2010 Permalink 0

Cogidas de la mano,

tristeza y alegría

vienen a hospedarse

en casa de la locura.



Se arriman las añoranzas

al brocado de la almohada.

Amanecen columpiando

su ternura en el tejado.



A intervalos la presencia

hace ociosa la impaciencia.

Emana de mis sabanas la fragancia

de una noche blanca inusitada.




Los últimos rescoldos

Sábado, abril 24, 2010 Permalink 0

La gente pasa.

Tú estás de rodillas.

Y la gente pasa

absorta en su ego.



Las rosas vertidas

sobre la mesa de noche.

Los sueños incrustados

entre el techo y el suelo.



En silencio recoges

los últimos rescoldos.

Queman tus dedos

evaporando el pasado.



Por arte de magia negra

el brillo entusiasta de tus ojos

se convierte, de la noche a la mañana,

en gotas con regusto salado.



La gente pasa.

Tus rodillas sangran.

Y la gente pasa.

La gente pasa…



Hoy cambiaria.

Todo el ajuar atesorado

porque alguien acune

mis miedos con una nana.








Lamansa cadencia de tus pestañas

Miércoles, abril 21, 2010 Permalink 0

Los días se convierten en años.

Cada momento en rencuentro.

Sin pasado. Con cargas irrelevantes.

Sin excusas como puerta de escape.



Vivir el futuro, derramando el presente.

Vivir del aire fresco de mañana.

Ese, que siempre llega tarde,

y generalmente tergiversado.



Contemos casualidades

de diez en diez.

Para convertirlas en rutina

con incrustaciones explosivas.



Apaga la luz.

Deja que vele despierto

la mansa cadencia de tus pestañas

aleteando hasta iluminar el olimpo.




Sobre el ascua de tu sueño

Martes, abril 20, 2010 Permalink 0

Te observo vulnerable.

Esa costumbre fugaz

con que parpadeas sumisa

después de un cálido abrazo.



El rastro infalible de tu voz.

Cuando te has marchado,

y un perfume seductor

intensifica mis sentidos.



Me encanta pecar

sobre el ascua de tu sueño.

Postrarme rendido

en el vientre que me ampara.



No existe casualidad

en las caricias compartidas.

Ni en la cadena invisible

que me retiene en tu cama.

Matemática emocional

Lunes, abril 19, 2010 Permalink 0

Uno
es la esencia de dos.


Matemática emocional
difícilmente explicable
a quien no sabe mirar
a través de los demás.

Cuando ambos se yerguen
como individuo y al tiempo
se funden en un camino
la unidad cobra sentido.

Elijo lo complementario
que me da lo que me falta
antes que andar solo
como errante suplementario

caramelos de fresa

Sábado, abril 17, 2010 Permalink 0

Tras las cartas marcadas,

que reparte la vida,

se esconde la jugada

que te devuelve a la salida.



Vas arrollando momentos.

Coleccionando trofeos.

Hasta que observas a tu alrededor

Almas sesgadas por fracasos errantes.



Te cuestionas si tienes derecho

a ser privilegiado en tus apuestas.

Recuerdas que alguna jugada

puede salir en contra de tus deseos.



Por un momento dudas.

Una nube de frío se apodera

de la arritmia del corazón.

Y sientes miedo de volver atrás.



Sabes que tienes que seguir.

Ayudas en lo que puedes.

Pero sigues caminando

a costa de alejarte otro poco.



Nadie me advirtió

que tendría que cambiar

caramelos de fresa

por falsas promesas.

Tu presencia a mi lado

Jueves, abril 15, 2010 Permalink 0

Tiemblo.

Siento frío.

No te encuentro.

Faltas.



Los pliegues de mis sábanas,

más que acariciar, se incrustan.

La almohada no envuelve.

soporta sueños vacíos.



Mi espalda quiebra y arquea.

Las manos soportan párpados

con sal cristalizada

que niega clemencia al dolor.



Un sonido a los lejos.

Unos pasos titubeantes.

Una sabana que cubre.

Una sonrisa que calma.



Si sueño,

necesito sentir la confirmación

de tu presencia a mi lado

cada mañana.






Una utopía en forma de ilusión

Miércoles, abril 14, 2010 Permalink 0

Necesito un ramillete de sonrisas.
Un brillo de labios que eclipse las sombras.
Un tono vital justo que me haga saltar.
Diez noches mágicas seguidas.

Una bocanada de verano.
Una ola que me envuelva.
Un remolino de música.
Un baile improvisado.

Un tren que no marche
en círculos concéntricos.
Una vía de escape.
Una utopía en forma de ilusión.