• El encanto del aroma a café

    martes, marzo 5, 2019 Permalink 0

    Me dejan de piedra tus sueños.

    Batallas en Marte ganadas a la niñez.

     

    Volaste, tímida, lejos de la soledad,

    anidando en aquella luna de agosto.

     

    Ilusiones cosidas al doblez de mi aliento.

    Miradas que vuelan bajo el remolino.

     

    Ruedan las gotas de lluvia

    Frías como sábanas en invierno.

     

    La almohada nunca volvió

    a ser una morada compartida.

     

    El encanto del aroma a café

    ha mutado a tertulia de bar.

     

    Perdí una batalla con sabor a guerra.

    Buceo entre besos sin recompensa.

     

    Mi pequeña princesa incendió mi alma.

    Ya no escucho ni mis propias plegarias.

     

    Pasabas por mi vida y acomodé mi corazón.

    Me recreo con pueriles malabares en tu cuerpo.

     

    La peor herencia que has dejado

    es mi orfandad de presentimientos.

  • Perfiles adormecidos

    jueves, febrero 21, 2019 Permalink 0

     

    Cada vez que me pregunto quién soy, me estoy reinventando.

    Cada vez que miro bajo la piel, encuentro perfiles adormecidos.

    Viejas reivindicaciones más o menos colmatadas de complacencia.

    Ayudas bienintencionadas que no valoraron en su justa medida.

    Cascos, banderas y escudos obsoletos de tanta guerra estéril.

    Canciones a modo de mantra para tranquilizar un alma inquieta.

    Puertas a la maldad que sale en el momento inoportuno y crece.

    Prótesis para la ilusión necesaria para seguir construyendo metas.

    Certezas que eclosionaron de una esperanza sabiamente escogida.

    Lealtades altruistas mas allá de una fidelidad entregada sin más.

    Una rebelión ante el hecho de convertirme en una armonía conquistada.

     

  • Siempre nuestro

    lunes, febrero 11, 2019 Permalink 0

     

    Deberíamos ser capaces de recomenzar,

    casi a diario.

    Sin mochila alguna.

    Sin confesión.

    Con el brillo en los ojos,

    y el deseo intacto.

    Sin reconstruir sobre ruinas.

    Reinventándonos.

    Evidenciando oportunidades.

    Sin placer tangencial.

    Absoluto.

    Inmediato.

    Intenso.

    Perenne.

    Nuestro.

    Si, siempre nuestro.

     

     

  • Tus labios me confortan

    miércoles, diciembre 12, 2018 Permalink 2

     

    Hay días en los que retornan las historias perdidas.

     

    Las personas queridas  se volvieron invisibles y dejaron una cicatriz junto al corazón.

     

    Sucede que el tiempo es un amigo que nos lleva lentamente junto al rio de Caronte con un beso dulce que nos atrapa.

     

    Es entonces cuando el alma se disocia de la mente y sube la fiebre hasta que las venas se llenan de misterio y golpes de acidez profunda.

     

    Ahí es donde tus labios me confortan.

     

    Donde una caricia apaga el fuego candente.

     

    Donde mi cuerpo se entrega y tu boca me sacia.

  • La seda de tus labios.

    miércoles, junio 27, 2018 Permalink 4

    Si sigues fingiendo,

    no vas a recordar quien eres.

    Al fin y al cabo, sabes que

    lo real es irreemplazable.

     

    Te perderás entre lodazales.

    Escombros polvorientos.

    Laminas, perennes, de agua.

    Silencios subyugantes.

     

    Te despertarás rodeada de frío.

    Tus sábanas calentaran otros sueños.

    Tus deseos volaran alto

    y tus pies caerán redondos.

     

    Huirás permanentemente,

    entre dioses menores,

    inmundas bestias míticas

    que rebufan fuego y sal.

     

    Lo importante se disolverá

    como aliento prematuro.

    Mientras menguo a tu lado 

    para que crezcas en silencio.

     

    En mi lento deshojar

    de sueños y días pasados,

    recuerdo la seda de tus labios

    quemando en los míos tus deseos.

     

     

     

  • Notas al margen

    domingo, junio 10, 2018 Permalink 1

     

    Me gustan las notas

    escritas al margen.

    Las anécdotas.

    Las sensaciones mínimas.

    Los motivos inconfesables.

    Lo apócrifo.

    Lo que es veraz

    por su propio aroma.

    Lo que percibes

    tan solo hurgando.

    En silencio.

    Con la sonrisa contenida,

    y una tensión recluida,

    a modo de ilusión.

  • Hay polvo en el viento

    jueves, mayo 24, 2018 Permalink 2

     

    Quiero vivir.

    Necesito vivir.

    Busco rendijas.

    Donde dar

    bocanadas

    de aire celestial.

    Aspirar aire

    a borbotones.

    Vomitar ansias.

    Concurrir deseos.

    Avistar futuro,

    sin fronteras

    Deberes cumplidos.

    Genuflexiones

    innecesarias.

    Viento del norte.

    Estrellas encabritadas.

    Rescoldos recónditos.

    Sueños batientes.

    Una docena de hechos

    y una sola circunstancia.

    El devenir de los amigos

    y sus lacerantes cruces.

    La esperanza lánguida.

    El horizonte certero.

    La trama oculta.

    El puñal venidero.

    Ese que relincha

    y atenaza el respiro.

    Inmoviliza el camino

    y despierta los miedos.

    La moralidad del injusto.

    Del que abre la venda

    a capricho tildado

    de su filo mediocre.

    El que acierta en la espalda

    y no mece la mano.

    El que ordena

    y te ejecuta.

    El que miente y olvida

    que el olor a sentina

    siempre le delata.

    No llores amiga.

    Que tu último aliento,

    si éste lo fuera,

    engarce una sonrisa

    a modo de beso.

    Ya sabes.

    Hay polvo en el viento,

    como recita Kansas.

    Pero también,

    notas de esperanza

    a modo de cantar

    siempre compartido.

     

     

  • Feliz.

    martes, mayo 15, 2018 Permalink 1

    Elegí mi camino

    y lo he seguido.

     

    ¡Soy Feliz!

     

  • Un páramo de esperanza

    domingo, abril 29, 2018 Permalink 1

     

    Con el tiempo,

    he cambiado sueños

    por escuetos acomodos.

     

    No me gustó crecer.

    Demasiado tarde.

    Demasiado ingenuo.

     

    He aprendido a domar estrellas

    para guardarlas, paradójicamente,

    en el fondo de la mesa de noche.

     

    Apilo canciones y poemas

    como quien siente miedo

    de olvidar como vivió.

     

    De vez en cuando un recuerdo

    me grita quien quise ser

    y miro de soslayo hacia otro lado.

     

    Perfectamente preparado,

    para ganar batallas y guerras,

    acopio poses disuasorias.

     

    Tal vez nada vale la pena.

    Para guerrear por ella

    debe madurar lo suficiente.

     

    Si a esto lo llaman madurez

    no sé si debí mandar a parar.

    Infligirme un baño de ignorancia.

     

    Aunque bien mirado,

    lo mío es mío

    y fue lealmente atesorado.

     

    Si no gané todo lo que quise,

    al menos peleé por todo

    lo que se me antojó necesario.

     

    No más nostalgia.

    Todo lo que queda

    debe ser intenso.

     

    Será lo último.

    Lo inesperado

    Será bienvenido.ç

     

    Lo inerte, lo reviviré.

    Para que siga viviendo

    o languideciendo.

     

    Al fin y al cabo,

    la extensa y silente llanura,

    es un páramo de esperanza.

     

    Brillo y silencio en la mirada.

    Crujir de huesos en la empuñadura,

    bajo la perfección labrada.

     

    Hola y adiós a cada día.

    Todo comienza y termina.

    Un renuente ciclo sin fin.

     

     

  • Elige un faro.

    miércoles, abril 25, 2018 Permalink 1

     

    Elige un faro y ponte bajo el cobijo de su luz,

    hasta que vuelvas a brillar por ti mismo.