Carezco de sentido.

lunes, abril 6, 2020 Permalink 0

Tuya es mi primera página y,

como pago de ese regalo,

Te cedo mi epitafio en blanco.

 

Me confino en mis memorias.

Una actitud alarmante me inspira.

Niego la costumbre a favor de la alternativa.

 

Te invité a venir y has venido.

Nunca tuve miedo a hacerlo.

Hasta que imaginé tu ausencia.

 

Restauro o creo una vida nueva.

Una ansiedad de urgencia que me ciega.

Llegarán nuevas historias noveladas.

 

Mis prejuicios no han tenido fundamento.

Pero han marcado mi vida profundamente.

Instrucciones deslavazadas sobre la vida.

 

Vivo en un circo domando mis miedos.

He colapsado de emoción un sin fin de veces.

Contactos fugaces sin significado. Con consecuencias.

 

El niño que recordaba ha desaparecido.

En su ausencia enarbolo un puñado de canas.

Un corazón estremecido y desobediente.

 

He calcado mi sombra sobre la tierra.

Cada ráfaga, cada rocío, lo desdibujaron.

Me queda el recuerdo imborrable que nunca existió.

 

Carezco de sentido.

Transcurre mi tiempo

Y me reconvierto. Cada vez.

 

 

 

 

Mi demonio.

lunes, marzo 23, 2020 Permalink 1

Siempre has sido el plato fuerte de mis emociones.

La primavera entre mas de un desorden espiritual.

La ideología sustentada en el basalto del volcán.

La incorrecta fascinación de una curva tras otra.

Nunca he olvidado cada palabra concitada.

El atónito asombro de un canto crepuscular.

Siempre me sentí debutante ante tus anhelos.

Un pensamiento libre entre la emoción y el despertar.

Eras un paso cambiado en un mismo día.

Un museo de ideales inconexos bajo le piel palpitante.

La desesperanza del negro acontecer de la nostalgia.

No creo que fueras un demonio. Si acaso, mi demonio.

No se nada. Salvo que siempre es un vacío lejos de ti.

Nunca he sentido mas alegría que en las felicidades cortas.

Aquel que entró imberbe en tu vida, no es aquel que salió.

Contigo comenzaron a pasar cosas que nunca volvieron.

Como aquel beso incomparable con el que me despertabas.

 

 

 

 

Siete

viernes, marzo 13, 2020 Permalink 0

 

Pasamos los días buscando lo inaplazable bajo cada dobladillo.
Conclusiones precipitadas sobre decisiones que nunca afrontamos.
Deseos inconclusos evaporados junto al alcohol de la última copa.
Una falta de sinceridad con uno mismo, incapaz de sobreponerse.
Nos designamos héroes de nuestra vida mientras orillamos la sinceridad.
Mentimos sobre aquello que se antoja y platicamos de lo que odiamos.
La tensa y apasionante relación entre el ego y la selecta cobardía.
Fuimos súbditos de un encantamiento con sabor a la yerma tierra.
Un velatorio coronado por el insomnio de la perplejidad acontecida.
Crueles testigos de la disección del alma en grotescas ramas secas.
Un cuerpo entero que se desvaneció entre tus dedos y mis dedos.
El desconsuelo de escudriñar tu espalda entre aromas entrelazados.
Los cuervos vuelven siempre sobre el lacerante frío de tu cama.
Expertos en conjurar el futuro mientras aplazamos el destino cada día.
Siete días de la semana. Siete lienzos en blanco. Siete lunas rotas.

nostalgia

jueves, marzo 5, 2020 Permalink 1

 

 

Si alguna vez te pierdo,

estaré condenado

a morir de nostalgia.

Tu cintura

lunes, febrero 24, 2020 Permalink 0

Existe un universo al que se entra cogido de tu cintura.

Libando el brillo de tus ojos mientras los labios convergen.

Acicalando la piel de contacto hasta estremecer la respiración.

Una ópera inconclusa que ingenuamente repetimos una y otra vez.

 

Un mundo de arte que nos apremia a compartir este elixir.

Una galería continua consagrada al despertar de los sentidos.

Una invitación a soñar y despertarte con el sonido de tu respiración.

 

Acaso el antídoto para no morir demasiado jóvenes.

Una premisa que permite arrullarme en el margen de tus manos.

El arte que hace girar el mundo de oeste a este.

 

La sensación de vivir como ángeles con acceso perenne a la eternidad.

Un minucioso pincel abocado a trazar el rojo de tus labios continuamente.

La trastienda de los regalos olvidados de una infancia presurosa.

 

Estas crónicas de la diversidad imperecedera.

El más amplio significado de vivir en paz.

El dictado de un destino surcado por la luz del sol.

 

La feria de los sentidos.

La obra de arte suprema.

La rendición del culto.

 

 

 

 

 

 

Lo eterno y a la vez etéreo

martes, febrero 4, 2020 Permalink 1

Aún me cuesta encontrar

nuevas palabras para describirte:

La imaginación de la realidad.
La fecundidad del último momento.
El testimonio de una cadena de susurros.
Una sonrisa en la portada.
La imaginación de lo vivido.
Los aromas alumbrados bajo las sábanas.
La esperanza sin fin.
El testimonio de mi supervivencia.
El tesoro que ve la luz sobre su sal.
La excusa para reinventar el universo.
El sonido mesurado.
El prodigio de la realidad.
La fluidez de la anuencia.
La historia de dos lenguas.
La esquiva diáspora.
El refrescante deslumbramiento.
El bosquejo de un libro.
El pudor veteado de intensidad.
La compasión y el consuelo.
Lo que haces y no dices.
Lo que dices y no haces.
La tendencia.
La culminación.
Lo simbólico.
Lo eterno
y a la vez etéreo.

Aforismos para nuestra conciencia.

miércoles, enero 15, 2020 Permalink 1

 

Me gusta observar tus gestos
y esculpirlos con precisión,
en el dobladillo de mis pensamientos.

Cuanto más aumenta el conocimiento
que dejas transpirar a través de tu piel,
más acepto que estoy a medio hacer.

Todos nuestros encuentros,
casualmente narran,
la fe ciega de nuestras manos.

Tu ausencia no es total.
En algún lugar anochece
y los recuerdos se abrazan.

Llegamos a ser amantes
desde el embrujo del deseo
anidado, en vano, durante años.

Vivo amontonando sueños.
Allí donde terminan de apilarse
resurgen nuevas posibilidades.

Todos nuestros abrazos
fueron de vuelta
sin necesidad de ida.

Nunca fuimos más
de lo que compartimos.
El lenguaje de una sentencia.

Apresúrate.
Tengo prisa
por no irme.

Navegué…

lunes, diciembre 30, 2019 Permalink 0

 

Siento una curiosidad, que se me antoja inagotable,
sobre la erudición de los estados de ánimo de tu piel.
Una crónica precisa de las primeras veces que se dieron,
y un compendio de los momentos estelares que vivimos.
Una acuarela de la piel y sus perfectos y salados pliegues,
donde confluyeron lágrimas y deseos en orden inverso.
Valles imperecederos donde renací a mudos insospechados.
Curvas vertiginosas donde experimenté el vértigo de ti.
Una obra colosal escrita con dos iniciales y cuatro versos.
Una convulsión gutural que me privó del sentido del estar.
Eras dulce con ribetes ácidos, maestros en jugar con mi lengua.
Una excursión por los maravillosos años donde los ojos vidriados
eran sinónimo de un mundo inexplorado más allá de la física.
Deslumbraste mis sueños. Reconvertiste mi infancia en verdad.
Me llevaste por el resbaladizo mundo de las caricias y el corsé.
Y navegué sobre el mayor tratado de seducción que jamás soñé.

Delirios

lunes, diciembre 23, 2019 Permalink 0

Existe cierto fanatismo cuando usamos la sinceridad como arma lacerante.
Una falta de armonía y respeto de la que no somos inocentes en su palabra.
Añoro una buena cosecha de lluvia fina y sonrisas indelebles.
Añoro un más allá que se identifique con el aroma de un escalofrío.
Una puerta de ida y vuelta a los brazos que ya no acunan ni calman.
Un más difícil cada día, donde la red sea la confianza y la entrega.
Volar con tu recuerdo entre las manos y posarme en tu cabello al viento.
Una ruta legendaria donde el asfalto estalle en mil pétalos de flor.
El anonimato para morar furtivamente en la almohada de tu cuarto.
Delirios al borde del éxtasis somnoliento que me produce tu recuerdo.

Mi dulce estación

jueves, diciembre 5, 2019 Permalink 1

¿Mi sitio favorito?
Bajo tu chaqueta.
¿El mío?
Aspirar tus palabras.
Eres pura influencia.
Épica del escalofrío.
La parte que recuerdo.
Lo que dejas y añoras.
La referencia de mis vidas.
Un despliegue de sentimientos.
Una cadena indeleble,
fácil de llevar.
Una canción delicada,
que resbala por mi cuello.
Historia tan fascinante,
que no cabe contarla.
Un siglo entero,
de historias fascinantes.
Lo que jamás se ha escrito
y yo he podido libar.
Tu cadena perpetua
y mi liberación.
Lo que exploro
tras la virginidad.
Una fragancia feliz
Un campo de amapolas.
La resurrección diaria.
Mi eterno deseo.
Mi vida.
Mi dulce estación.