El amor debilita los corazones

Jueves, octubre 30, 2014 Permalink 2

 

El amor debilita los corazones e inventa finales mientras dura.

Bebes, amas y llenas tu cabeza de pájaros de camino a su final.

El amor nunca fracasa en la elección de la derrota que buscas.

 

Las historias solo son eternas mientras declinamos ideales

en los que pronunciamos sentencias sobre amores eternos.

Falsos axiomas que tan solo te quieren mientras te quieren.

 

Nos acostumbramos demasiado rápido al manto del fracaso.

Una cabalgata de corazones debilitados con  vino y rosas.

Cuanto daría por inventar un final bordado de plata y oro.

 

Inclinarme hasta deshacer este maldito amor entre extraños.

 

 

 

 

Versión libre de la canción “la extraña pareja” de Ismael Serrano.

 

¡Que grande eres!

 

 

Les dejo la canción para que escuchen la base del escrito.

 

 

 

 

 

 

Anclar sueños

Miércoles, octubre 29, 2014 Permalink 0

Vivir es reencontrarte y no dormir solo, en mi cama otra vez.

Incorporar la valentía a algo más. Despertarse. Anclar sueños.

A veces me consumo tanto, que ni siquiera proyecto sombra.

No te vistas. Mejor transforma mis manos y cristaliza la noche.

 

Te observo. Duermes. Andas inquieta. Excitada.

No paras de moverte. Como una danza tribal.

Tu espalda se desliza entre los pliegues de la cama.

Tus piernas se enredan en el canto de la almohada.

 

Tu cuerpo rezuma el perfume de ayer.

Pequeñas olas alocadas que se expanden.

 

No me atrevo a despertarte, aunque tengo la sensación

que ese sueño llevo una vida deseándolo.

 

¿Cómo despertarás?

¿Con la mirada brillante?

¿Con la piel sudorosa?

¿Con un deseo salvaje?

 

Crisálida de mi tortura

Lunes, octubre 27, 2014 Permalink 0

 

En las largas noches de otoño,

aprovecho los huecos que deja tu voz.

Recuerdo lo importante que es sentirte

cuando apenas consigo escucharte.

 

Bipolaridad insustancial

intensamente arcana.

Busco presencia

en lo inconsolable.

 

Sangre fresca que me regale

unos días más de vida.

 

Fragancia de tierra mojada

para mis tardes aciagas.

Olas batientes para aspirar

la reconfortante sal.

 

Algunas tardes,

la soledad es tan grande

que soy capaz de escuchar

como se encoge mi alma.

 

Eres quien me hace real.

Mi redención de la ceniza.

La crisálida de mi tortura.

El tañido en la densa niebla.

 

 

 

Historias

Viernes, octubre 24, 2014 Permalink 0

Las historias que no se consuman,

no son aire, ni historia,

ni dan un punto de sombra.

 

Mi infancia

Viernes, octubre 24, 2014 Permalink 0

Tras la palmera del jardín aun se escuchan las atropelladas voces del verano infantil.

El pelo rebujado, las rodillas en carne viva, los ojos como platos y por escudo, una sonrisa.

Los tomates naranjas y pelotas, comprobaban continuamente el principio de Arquímedes.

Los pequeños peces del estanque no sabían si esconderse o empezar a salpicar a mansalva.

No fui del todo feliz, ni dejé de serlo. Mis hermanos. Mis amigos. El perro del vecino.

Todos éramos uno. Desde el bordillo de la acera a los inmensos ríos de barro del invierno.

Un balón era el centro del universo. De reglamento, eso era ya otra historia. Y para nota.

Los trompos volaban. Las bicicletas en el chasis. Las espadas de madera y el corazón de papel.

Nunca tuve uniforme. El colegio era de pago,  pero no tanto.

Tenía un par de pantalones de domingo, unas botas de futbol y dos pares de zapatos.

Cada miércoles mi tía traía caramelos y merengues, y por un minuto había fiesta asegurada.

Olía todo el zaguán a cocina. A pollo con habichuelas y zanahorias, canelones, papas fritas y croquetas.

 

Hoy mi barrio es realmente chico. Y duerme.

Hasta los perros son mal mirados si ladran.

Si canto no tardan más de dos minutos en tocar a la puerta.

¿Dónde está el Capitán Trueno para que me libere de tanta miseria?

 

Modelando ráfagas de viento

Jueves, octubre 23, 2014 Permalink 0

De aquellos días con risa franca.

De las ventanas altas e impuras.

De cuando los ciegos amaban

y los sordos sentían tu alma.

 

Convivo con estelas de sueño.

Agujeros ingrávidos sobre negro.

Siento las noches en silencio

modelando ráfagas de viento.

 

 

La arcana noche

Miércoles, octubre 22, 2014 Permalink 0

Cuando las yemas de mis dedos tontean con tus párpados.

O las palmas de las manos provocan tus gloriosos gemidos.

Cuando mis dedos surcan por las venas trazando tu pálpito.

Y mis labios se hunden complacidos en la base de tu cuello.

 

Cuando mis manos esculpen bajo la piel de tu espalda.

Sofocando abrazos furtivos vedados en otro tiempo.

Cuando una sonrisa, y su alquimia, te invitan a volar.

Sin que nada prevea que el epitafio se antoje cercano.

 

Cuando descubro confines de tu cuerpo aun inexplorados.

Un puñado de escalofríos danzan, silentes, sobre tu pecho.

Cuando mis venas alertan que están saturadas de veneno.

Mi boca experimenta un sabor violento, solemne y tierno.

 

Entonces, amiga mía,

las caricias explotan.

Los cuerpos se funden.

La arcana noche, ruge.

 

 

Epicentro de lo vulnerable

Martes, octubre 21, 2014 Permalink 0

Soy epicentro de lo vulnerable.

Quiero creerte, aun sin gota de fe.

Déjame una cicatriz, y márchate.

 

Un inaudible siseo congela mi pálpito.

Un torrente de adrenalina declama el final.

Aire expelido, sin retorno a mis pulmones.

 

Nada es triste ni bello. Solo tiempo e ilusión.

Lo que ya está hecho, sustenta este mundo.

Lo que aun soñamos, lo convertirá.

 

Bajo el azufre. Columnas de polvo.

Llanto de fiebre. Puertas cerradas.

Sentimiento herido. Mirada rendida.

 

Descoloridas mejillas. Guitarra sin cuerdas.

Llamas que devoran. Mantas raídas.

Esperanza astillada.

 

Y sobre ello:

Mirada firme.

Orla de brillo.

 

Estallan sonrisas. Aromas de pan.

Sal fragante. Reinos de mar.

Labios precisos .Valles de piel.

 

 

Silencio cómplice. Sencillas palabras

Mar extendido. Cálida arena .

Dedos de fuego. Semilla de hogar.

 

El vértice de mi locura

Lunes, octubre 20, 2014 Permalink 0

No mueras en mí.

La ineludible urgencia

de la bocanada de aire

que sustenta esta vida.

 

Palabras para definir mil mundos.

Combinadas, incuso soy capaz

de reinventar más de un universo.

 

Eres el vértice de mi locura.

La posesión fronteriza.

La intensa sensación

de un sueño inconcluso.

 

Déjate llevar por mis labios.

Muéstrame el camino

hacia el nido celestial

de tu piel inexplorada.

 

 

 

Somos deseo mal templado.

Estigma de viejos recuerdos.

Obsoleto y prescindible pasado.

Sonido sin su imperioso eco.

 

 

Pero al mismo tiempo llueves.

Sobre piel que reverdece.

Sobre el desierto de ausencias.

Sobre espuma que se escancia.

 

Eres la conquista de mi impulso.

El dulce culmen de esta tarde.

La sonrisa dispuesta tras la sombra.

La caricia que arrulla mis alforjas.

 

 

Al fin y al cabo, el amor

es la muerte del deber.

 

Ante la victoria cierta

nunca extrañes el pasado.

 

No hay mundos perfectos

más allá de donde vivimos.

 

 

 

Veneno y antídoto

Jueves, octubre 16, 2014 Permalink 0

¿Es mejor luchar contra el tiempo o aprender a disfrutarlo?

¿Es la felicidad un instante o lo inversamente proporcional al fracaso?

¿Nos enseña la decepción a disfrutar a cambio de conculcar esperanzas?

¿O perpetuamos la niñez con la intensidad del llanto como consuelo?

 

En cualquier caso te prefiero un instante que soñarte una vida.

Cuando mi alma se desliza sobre ti, fascina la órbita de uno sobre el otro.

Convertidos en veneno y antídoto mientras subimos al cielo sin recuperar al aliento.

 

¿Porqué cuatro palabras si con tres bastan?

¿Porqué tres besos si con dos bastan?

¿Porqué dos abrazos si con uno basta?

¿Porque una vida si sabes que no basta?