Jaula de oro

Martes, enero 27, 2015 Permalink 0

 

La fragancia suelta. Mezcla de sueño y gotas salpicadas sobre el cuello de la camisa.

Se espantan las sombras con la luz de gas de este otoño intenso, antaño inconsolable.

Eres la fantasía de mi capricho. La roja flor junto al sendero.

El trino que trasciende la jaula de oro. El agua rizada por el viento.

El escalofrío que sacude mi piel. El último parpadeo antes de dormir.

La cuna que mece mis sueños. La flor abierta de par en par.

Sigo con inusitada ilusión como juega un niño en un charco de agua malteada y estanca.

En pie, elevado sobre mi estirpe, sueño con mundos aleatorios. Espuma salada de mar.

Ahora, frente a la nube del horizonte, sonrío, espero, soplo. y juego con ella.