La dúctil corteza

Martes, octubre 6, 2015 Permalink 0

 

Me duele que todo sea verdad.

Que lluevan negros lamentos,

sobre vetustos abrazos.

 

Los viejos caminos de barro.

Los raídos espejos

que distorsionan tus pasos.

 

La dúctil corteza

con que nos añeja el vino

entre carencia de abrazos.

 

No quiero terminar

como el cuadro triste y polvoriento

que yace, apoyado en el suelo.

 

Ni quiero estar lejos de ti,

cuando extiendas tu alas

y reemprendas el vuelo.

 

No te interpreto .

Me limito, simplemente,

a amarte.