Te espero aquí

Viernes, noviembre 22, 2013 Permalink 0


En la vida íntima de las palabras depuras el pasado de manera inconsciente.

Echas de menos sombras y recuerdos arrancados de la piel en las largas noches.

No te planteas que hiciste mal, pero tratas de resistir la agonizante llama.



Trazas fronteras imaginarias que invades una y otra vez en busca de redención.

Hasta que te encuentras sobre tierra baldía y la ausencia de viejos conocidos.

La ansiada sabiduría te llega cuando el cuerpo mengua sobre sí mismo.



La soledad y el frío yacen a tu lado sin permiso. Horadan tu esperanza y roen tu fé.

Ya no subes al tejado en busca de la luz de su ventana. porque ya no resplandece.

Te aferras a aquello que fuiste sin tener muy claro si tan solo fue lo que quisiste.



Estuve antes allí.

Y hoy, tan solo,

te espero aquí.