En el borde del abismo

miércoles, abril 27, 2011 Permalink 0
” title=”


En el borde al abismo





yergue la espléndida copa





natural del abeto.











Por derecho natural





se ha convertido en vigía





del discreto atardecer.











Sin un color más allá del verde,





palidecen los gladiolos que circundan





su imponente tronco.











Con un sobrio cimbreo





de sus hojas inunda





la brisa de sutil aroma.