La última puerta

lunes, marzo 28, 2011 Permalink 0

” title=”” id=link_0>








Imagen: Juarj Cicatko.











Cansado de caminar solo, por el tangencial arco iris,





a veces me pregunto qué me depara el camino.





Desafiando arcanos y dragones con más ilusión que coraza,





no dejo de pensar que un día me bajarán del pedestal.











Levantarte cada día después de esconderse la última estrella.





Que las nubes de algodón no llenen el hueco que va dejando la vida.





O las chimeneas que te esperan estén quemadas y frías por el paso del tiempo.





Y el azul del cielo ya no es bóveda celestial sino recóndita amenaza.











Miras al averno como una opción y valoras la complicidad de las sombras,





para un alma que camina sola entre fuegos artificiales y brotes de irrealidad.





Cuando la luz tintinea y dudas entre si se mantendrá o acabará de apagarse,





coge el hatillo y marca un punto al azar en el mapa de las sensaciones.











Nunca he sabido danzar de espaldas.





Ni que los escalofríos me congelaran.





Dejare que otros escriban las leyendas.





Y cerraré despacio la última puerta.