¿Quieres ser mi duende?

viernes, septiembre 18, 2020 Permalink 1

A veces tengo ganas de cantarte.

A cambio de que estés cerca.

A menos de dos centímetros.

A menos de tres milímetros.

Cantarte con las manos.

Cantarte con mis pestañas.

Cantarte con mi piel.

Cantarte con mis labios.

Esbozar poemas con baladas.

Y canciones con tu figura.

Aunar entusiasmo con deseo.

Dejar que los volcanes detonen.

Mientras tanto. Mientras vives.

Tejer silenciosamente y de a poco,

una etérea y precisa tela de araña,

que permita ceñirte a mis sueños.

¿Quieres ser mi duende?

¿Mi talismán contra la tristeza?

¿El arabesco de mi loca fantasía?

¿El reclinatorio en mi habitación?