Tu decides

Martes, marzo 30, 2010 Permalink 0

Sobre un campo

eternamente virginal,

tristeza e ilusión,

miden sus armas.



Por un lado:



Lágrimas saladas e inertes.

Pies descalzos magullados en el camino.

Penas que oprimen hasta sesgar el aliento.

Confidencias traicionadas.

Palidez ante un futuro menguante.

El filo del abismo cierto e inmenso.

Llaves que cierran cualquier atisbo de luz.

Paseos con la mirada perdida y el alma ausente.

Momentos en que la frágil cuerda se vuelve espino.



Por el otro:



Un manojo de sonrisas encaramadas en tu rostro.

Abrazos con aroma a jazmín.

Cálidos labios en el umbral de una cama.

Ventanas abiertas con matices de mar.



Tú decides

donde quieres estar.

O bien, si quieres,

te puedo rescatar.










La sal embriaga el aire

Lunes, marzo 29, 2010 Permalink 0

Persigo momentos

por su intensidad.

Y al mismo tiempo

por fugaces y etéreos.



Allí donde el mar se retira

para impulsar nueva ola.

La sal embriaga el aire

y cristaliza el silencio.



Allí donde la luna juega

y parpadea al paso de las nubes.

Comunicando en aparente morse

donde anida tu alma acurrucada.



Un tango

resbala por tu cuerpo.

Sin permiso.

Sin compasión.




El destino

Domingo, marzo 28, 2010 Permalink 0

El destino vive agazapado

tras cada decisión.

Esto hace que la duda

se me antoje infructuosa.




Fugazmente vacíos

Sábado, marzo 27, 2010 Permalink 0

Bajo a la escarcha,
efímera de la noche,
siempre hay un fruto
que lucha por vivir.

Sobre el manto verde
que tapiza el jardín,
una pluma perdida
gira sinfín.

Entre las burbujas
de una copa de cava
alguna sueña perdida
convertirse en cosquilla.

No hay soledad.
Tan solo minutos ociosos.
Mentes dispersas y abrazos,
fugazmente vacíos.

se funde en un solo cuerpo con el mar

Viernes, marzo 26, 2010 Permalink 0

Hay más valor
en ser sincero,
que en apuñalar
vilmente por la espalda.

Más amor
recordando en silencio,
que recitando frases hechas
embriagado en un bar.

Siempre me encontrarás
donde la música
se funde en un solo cuerpo
con el mar.

Me gusta lo transparente,
fresco, zigzagueante.
Lo apacible.
Tu.

Melodía de seducción

Jueves, marzo 25, 2010 Permalink 0

Melodía de seducción:



Guerra de almohadas.

Risas.

Un simple ¡Ven!

Una sonrisa.



Un gesto.

Una falda.

Unas medias de rejilla.

Una mirada lasciva.



Unos labios húmedos.

Tus manos a la cadera.

Subes la falda.

¡Un centímetro!



Suficiente.

Entro al trapo.

Me llevas.

Me dejo.



Me esquivas.

Te busco.

Te beso.

Te entregas.



Me entrego.

Amanece.

Sonríes.

Sonrío.


Tu último beso

Martes, marzo 23, 2010 Permalink 0

A veces te miro mientras

saboreo tu último beso.

Golosinas de fresa, mango, piña

y toques de pimienta rosa.



Esencia de vainilla fresca.

Aroma de almendra tierna.

Profundo sabor a fruta madura

y un arabesco salado.



Una explosión de mar batiente.

Fragancia de monte profundo.

Envolvente calor de nido de roble

y una dulzura afinada por el tiempo.



Es la única sensación

que se despierta conmigo

en las mañanas de invierno

que sigue fiel hasta que anochece.




El aire que ella ha exhalado

Domingo, marzo 21, 2010 Permalink 0

¿Valen mas albardar la lejanía

de sueños que sublimen lo real

que un encuentro entre ambos?



¿Sirven las palabras no consumadas

como soporte de un sentimiento

que es caprichoso y esquivo?



¿Hay algo místico en el tacto

y en el aroma que hace confluir

la materia y el deseo bajo su manto?



¿Puede el alma vivir de viento

sin un cuello que girar

o una ventana por la que mirar?



¿Es posible soportarlo todo

por una minúscula probabilidad

de amar eternamente?



Vive en un extremo del mundo.

Yo en el otro y no hago

mas que pensar que respiro

el aire que ella ha exhalado.






de camino a la habitación

Sábado, marzo 20, 2010 Permalink 0

De camino a la habitación

mi mente se adelanta.

Ya ansia tu llegada

desmenuzando tus caricias.



Donde el mundo se detiene

comienzan las alabanzas.

Donde acaba tu sonrisa

anida el deseo.



Abajo quedan las flores

injertadas de caricia templada.

El viento aullando en la esquina,

retozando con las flores del jazmín.



Esperan un nuevo día

para tocarte furtivamente

mientras recorres la vereda

para apagar el candil.








Necesito vida

Viernes, marzo 19, 2010 Permalink 0

Necesito vida,

y no la tengo.

Tiempo,

y se me escapa.



Ni contando

de tres en tres

Ni estrujando

hasta fundir.



Soy capaz

de contener

la intensidad

para besar.