Una sensación

Domingo, octubre 31, 2010 Permalink 0







Necesito de tus letras.

De las líneas que trazas

en torno a una noche.

A una sensación.





Enredarme como hiedra

anclado a tus venas

Hechizando la vida.

Resurgiendo una y otra vez.





Horadando en tus sueños.

Besándote distraída.

Sintiendo tu palpitar a través

de la piel de tus labios.





Yacer sin sabanas.

Reposando sobre tu frente.

Destilando deseo

entre mis manos y tu vientre.





Reencontrar pliegues

antaño prohibidos.

Traspasar el sueño

y hacerlo mío.





Perderme a tu espalda.

Soplar palabras inconexas

que escalofríen tu pensamiento

para explotar juntos el horizonte.



Buscarnos bajo la mesa

entrelazando pies.

Hasta que la respiración colapse

y te atrapen mis brazos





Un carrusel de palabras.

Un sin fin de sentidos.

Una noche infinita.

Un amanecer consumado.





Un “buenos días.”

Lento, húmedo.

Insondable.

Mágico.







Imagen: Sarkis Bahramyam.










Se cierra el telón de la juventud

Domingo, octubre 31, 2010 Permalink 0

Se cierra el telón de la juventud

y la vida se abre a la experiencia.

Esa, en la que el tiempo y la verdad,

se relativizan frente a una taza de café.





Llaman a la puerta las causas perdidas

reivindicando una segunda oportunidad.

Y los dones ya no son tan importantes

desde la perspectiva del tiempo y la pericia.





Más que veleta que indica imperante

el sentido del viento, te meces a su capricho.

Y velamos el resplandor de una estrella

disculpándonos por tardar en reconocerla.





A un paso del estrado de la autocomplacencia

cantamos victoria por haber sobrevivido

a un mundo infiel, angosto y agresivo

sin haber perdido la ilusión ni la sonrisa.



Imagen: Normund Laizans.









Si no has visto la película. Te la recomiendo. Cinema Paradiso.






Mis buenaventuras

Sábado, octubre 30, 2010 Permalink 1









Imagen: Magdalena Campomenosi.





Bienaventurado el valle de tu vientre porque cobija mi sueño.

Bienaventurado el pecho que me reta porque motiva mis mañanas.

Bienaventurada la curva final de tu espalda porque conforta mis noches.

Bienaventurada tu piel eternamente virgen porque vivo para descubrirla.







Bienaventurada tu espalda porque soporta una diosa.

Bienaventurado tu cuello porque enaltece tu faz.

Bienaventurada tu boca porque rebosa deseo.

Bienaventurada tu mirada porque es solo mía.








La épica de lo cotidiano

Martes, octubre 26, 2010 Permalink 0







Imagen: AmirAli Sharifi



Me amarro al viento perdido de abrazos.

Besos inconexos exentos de ternura.

Mientras pestañeo distraído, el diablo,

cambia las reglas de juego. Tu juego.





No hago otras cosa que deber existencia

sin que a cambio me consuele

la hostil distancia,

la sinrazón ni el olvido.





Hoy, contemplo el brillo

en su etérea arista.

Donde la sangre gotea

y en dos se fragmenta.





Cada día que pasa

perfecciono el oficio

que el payaso herido

fuerza al interpretar.







La épica de lo cotidiano.

O de cómo una duda

desdibuja la línea

donde descansa el horizonte.


















simplemente

Sábado, octubre 23, 2010 Permalink 0





Imagen: Selina de Maeyer





Soy quien soy

y lo soy hoy.

Distinto de ayer,

embrión de mañana.





Forjado de experiencias.

De mil conversaciones.

Y aun mucho más,

si cuento los silencios.





Hoy te habla,

besa o abraza

quien soy,

no quien fui.





Bastante duro

es mantener la felicidad

como para volver atrás

hacia al origen burdo.





¿Qué hay en el pasado

que a todos gusta hurgar

y no respetan que un día

quisiste dejarlo atrás?





Soy simplemente

lo que mis padres parieron

y, los que han pasado por mi vida,

tosca o finamente labraron.





Pequé,

y me redimí.

Soy como me doy.

Nunca como fui.





Vales la pena.

Tanto para mí,

como a la evolución actual

de mis primitivos impulsos.


















Mis labios disfrutan

Viernes, octubre 22, 2010 Permalink 0

Te saludo en verso

como adelanto al abrazo

que mi corazón dibuja

y mis labios disfrutan.



Las emociones reales no cambian,

tanto como la forma de percibirlas.

Con el tiempo, ya no tiene discusión,

que no toda evolución apareja una revolución.



Donde no alcanza la imaginación

se hace imprescindible la complicidad.

Donde yergue la encrucijada

una profunda marejada de ilusión.



Imagen: Yannik Nay




















La sombra que abraza

Domingo, octubre 17, 2010 Permalink 0

Música: My Inmortal – Evanescence



Imagen: Kemal Kamil ARKA











…..







Soy un contador de historias,

ante almas hieráticas,

a la busca y captura

del mínimo guiño.





Busco las zapatillas rojas

que me trasporten a Oz.

Un globo púrpura

que cruce el universo.





Persigo el aire cálido

de los trazos de un lienzo.

La partitura sigilosa

de la sombra que abraza.





La vida creativa

de un acuario artificial

en el momento mágico

en que fue diseñado.





Una razón, amiga de la locura,

que permita un pie en tu cama

y otro en el espejo vaporoso

de tu cuarto de baño.










Entre tus labios y el cielo

Sábado, octubre 16, 2010 Permalink 0









Cuatro iconos



venero en tu cuerpo.

Cuatro altares

donde retoza el deseo.





Se deslizan entre las yemas de tus dedos.

Florecen en las fronteras del vientre y tus senos.

En la espalda incólume que a diario conforto.

Y en la base donde se asienta tu cuello.





Entonces soy hiedra.

Y clavo mis raíces

con la mirada perdida

entre tus labios y el cielo.



Imagen: Propia












Nuestra historia

Lunes, octubre 11, 2010 Permalink 0

No comprendo la vida

aunque la comparta.



Imagen: Bela Dick.







Has dejado de vivir

para anidar silencioso

en el viento imperante

de nuestra historia.





En memoria de Adán Martín Menis.

Gracias por compartir Canarias contigo.




Sentimientos certeros

Sábado, octubre 9, 2010 Permalink 0

Imagen: Irina Todorova











Aquellos momentos que me dejas sin respiro


son los que me otorgan la vida que necesito


y sobre los que garabateo sentimientos certeros.








Mil porciones destiladas


en el cuenco de la mirada


escudriñan tus gestos


convirtiéndolos en llamada.








No hay límites desde que descubrí contigo


como reinventar de modo imperecedero


las sensaciones del primer amor.